WATCHMEN: "EL MEJOR COMIC DE LA HISTORIA"

Alan Moore creó a fines de los 80 este zarpado relato oscurísimo de un grupo de superhéroes que intenta resolver el brutal crimen de uno de sus integrantes.

HAY EQUIPO. El grupo de ¿héroes?, a pleno.

Muchos pensarán que es una exageración del redactor. Que hay otras historias mucho mejores. Que tiene que haber otro relato que esté a su altura. Que la definición es tan gigante, inconmensurable e inabarcable que es imposible sintetizarla de esa manera. Pero la realidad muestra que esto es así: Watchmen, la historieta creada por Alan Moore y dibujada por Dave Gibbons en 1986, ES el mejor cómic de todos los tiempos.

Con Watchmen, Moore puso en primer plano el pesimismo político armamentístico que sobrevolaba el ambiente en la primera mitad de la década del 80. En esa época, Estados Unidos y Europa lideraban el conservadurismo más radical, en una etapa dominada por la Guerra Fría con Rusia. A través de sus héroes (¿o antihéroes?) elaboró una de las mejores críticas sociales que dieron alguna vez las viñetas.

Construido como una ucronía, es decir una historia que transcurre en un mundo donde un acontecimiento del pasado termina en forma totalmente diferente a la realidad, la trama gira en torno a un grupo de superhéroes que había ayudado al presidente Richard Nixon a ganar la guerra de Vietnam y que luego fue abandonado a su suerte.

gf

Desperdigados por ahí, olvidados por la sociedad, desechados en el camino por los políticos y sus miserias, los Watchmen volverán a reunirse obligatoriamente cuando uno de ellos, El Comediante, es brutalmente asesinado en su departamento de Nueva York. A partir de las pistas que va recopilando otro integrante, Rorschach, el grupo va reconstruyéndose a sí mismo y busca resolver el crimen que da origen a todo y que lleva a un final inesperado que te pega en el pecho como una patada ninja.

Moore rompió todas las estructuras conocidas. Usó una estética pop muy marcada, retazos de la novela negra americana, influencias filosóficas y psicológicas en sus textos y una violencia extrema e inusual. También puso mucho énfasis, bastante entre líneas, en las teorías de la conspiración que inundaron buena parte de los ensayos tercermundistas que pulularon en los 70. Así terminó de pergeñar una obra maestra que desarticuló la forma de contar, hasta ese momento, un relato de superhéroes y dio un giro de 180 grados en el mundo del cómic.

LA DECONSTRUCCIÓN DEL HÉROE

Junto con el oscurísimo e hiperviolento Batman recreado por Frank Miller en Batman: The Dark Knight Returns de la década del 80, Watchmen intentó darle realismo y verosimilitud a la persona por encima de sus "poderes" y su "antifaz": deconstruyó al héroe. Y también refrescó la factoría DC Comics que venía de capa caída en ventas en ese momento con Marvel pisándole los talones.

Para eso, elaboró 12 fascículos, que luego se publicaron decenas de veces en libros compilatorios, donde la trama de la novela gráfica se cuenta cronológicamente, pero donde también el autor recurrió a flashbacks en muchas viñetas para mostrar historias anteriores.

Además, Moore utilizó un recurso poco habitual para el cómic: intercaló antes de cada capítulo recortes apócrifos de ensayos, novelas, publicidades, notas de revistas, artículos de diarios o archivos policiales, donde se observan fragmentos del pasado de los personajes.

jk

Es que en Watchmen, como en la historia de la humanidad, el pasado repercute en el presente y en el futuro: los Minutemen (el germen del grupo), las historias familiares de cada uno, el violento origen de cada personaje, el punto de partida de los poderes que tienen algunos, los trajes, sus máscaras. Esa doble cara que llevan impregnada todos los héroes. Esa psicología escondida que los hace ser como son. Esa facción que no se observa más allá de las viñetas.

"Yo diría que William Burroughs es una de mis principales influencias. Principalmente su pensamiento acerca de la forma en la que la palabra y la imagen se utilizan para el control y su posible efecto más subversivo", dijo Moore en 1988, en uno de los pocos reportajes que otorgó a la publicación Strange Things Are Happening.

Allí opinó acerca de su devoción por Burroughs, el novelista autor de El almuerzo desnudo y otras obras que descontracturaron la literatura a mitad del siglo XX. "En Watchmen yo estaba tratando de poner algunas de sus ideas en práctica, como por ejemplo la idea de los símbolos repetidosque se convierten en algo más cuando se cargan de significado", analizó.

hg

"¿QUIÉN VIGILA A LOS VIGILANTES?"

"¿Quién vigila a los vigilantes? (Who watch the watchmen?)", es la premisa en la que se inspiró Moore para contar una trama que va en contra de la típica historieta del héroe que salva al mundo. La alocución, una frase latina escrita por el poeta romano Juvenal - Quis custodiet ipsos custodes?, en latín-, fue usada para definir el gran problema de la modernidad, de los gobiernos de turno, de los poderes autoritarios: ¿cómo controlar al que nos controla?

Antes de que ideara Watchmen, Moore trabajaba en una nueva trama dentro de una saga que había comprado en ese momento DC a la editorial Charlton Comics llamada Los Centinelas de la Justicia. Un grupo de héroes parecido a los de AvengersLa Liga de la Justicia o X-Men. Su idea era contar, a partir del crimen de uno de los centinelas, El Pacificador, un relato policial detectivesco.

45

Los popes de DC le insistieron en que mejor no hiciera eso y Moore, que no es un tipo de muy fácil acceso, tomó el camino que él quiso: retocó cada personaje de Los Centinelas, les cambió el nombre y armó la historieta en base al asesinato de El Comediante, que no es otro que El Pacificador modificado.

El diseño de cada Watchmen fue sacado de cada uno de Los Centinelas. Capitán Atom es el Doctor Manhattan, Thunderbolt es Ozymandias, Nightshade se convirtió Silk Spectre, Blue Beetle se transformó en Nite-Owl y The Question mutó en Rorschach: nombres diferentes y rasgos similares.

"UNA BIZARREADA QUE TE PEGA EN LA CARA"

Luego de haber salido a la venta, Watchmen recibió decenas de estatuillas importantes en distintos rubros específicos de la historieta y fue la primera novela gráfica en obtener un premio Hugo en 1988 en el género ciencia ficción y fantasía. Además es el único cómic que aparece en un listado que realizó la prestigiosa revista Time de las 100 mejores novelas de la historia.

También se transformó en una película, en 2009. Zack Snyder, el mejor director adaptador de cómics de Hollywood, responsable de 300 y que ahora está detrás de Batman vs. Superman, hizo una transposición casi perfecta en pantalla grande, no solo de la historia, sino de la estética de cada superhéroe.

Watchmen es una obligación de lectura para quienes son fanáticos del cómic. Es una obra fundacional del estilo que predominó en el género a partir de fines de los 80. Pero mejor que este redactor, que hable Moore, que alguna vez aconsejó: "Es para ser leída de cuatro o cinco veces: un chorro de rarezas coincidentes de principio a fin. Las bizarreadas que tiene te pegan en la cara y son perfectas para nosotros".

Entradas populares de este blog

GABRIELA ÁLVAREZ DESNUDA AL POPULISMO

ANÁLISIS EN FOTOS DEL TRÁILER DE 'BATMAN v SUPERMAN' DE LA COMIC CON 2015

MELISSA BENOIST "SUPERGIRL" ESPERA SU PRIMER HIJO