UNA SELFIE DEMUESTRA LA "IGNIRANCIA E INTOLERANCIA DE LOS PUEBLOS"

Hasta hace muy poco, los concursos de belleza internacionales solo eran certámenes insustanciales en los que las diademas, los escotes o los saludos centraban la atención, pero en este 2017 varias de las concursantes han demostrado que también pueden servir como una plataforma en la que denunciar desigualdades sociales y abusos. Los ejemplos han sido numerosos: las reinas de la belleza de Turquía, Líbano, Perú, Estados Unidos… La mayoría de las veces estas iniciativas han sido aplaudidas, pero la última de ellas ha generado un intenso debate en el que se ha demostrado que desgraciadamente la política sigue pesando más que algunas amistades.
La foto de la discordia entre las dos mujeres (Instagram).
El motivo de la discordia fue simplemente una foto. Concretamente la que se tomaron Sarah Eadan y Adar Gandelsman. La primera es Miss Irak, una joven que creció en suelo iraquí y se trasladó a Estados Unidos para estudiar Música. Es la primera mujer que representa al país árabe en los últimos 45 años. La segunda es Miss Israel. El problema es que no hay relaciones diplomáticas entre ambos estados tras el difícil encaje que ha tenido el país hebreo en Oriente Medio y sus relaciones con los palestinos, por lo que para muchos la imagen ha sido una traición.
“La reina de belleza de Irak está posando felizmente con la reina de belleza de la ocupación y la brutalidad”.
Tras numerosos ataques contra Eadan, en los que incluso se llegó a decir que ella no podía representar a Irak, la candidata se vio obligada a pedir disculpas y dar explicaciones. Contó que Miss Israel se había acercado a ella en una sesión fotográfica y le había expresado sus esperanzas de que los dos pueblos lograsen por fin la ansiada paz.
Me preguntó si quería posar en un selfie con ella. Le contesté que me encantaría ayudar a propagar el mensaje. El objetivo de la foto fue una expresión de esperanza para la paz mundial”, explicó en su cuenta de Instagram.
Un mensaje que plantea un importante interrogante. ¿Es lógico que por un enfrentamiento político entre dos países dos personas no puedan ni dirigirse la palabra? Pues parece que de momento las sociedades no están preparadas para mensajes de fraternidad porque la foto se ha intentado politizar hasta el extremo.
Mientras que los iraquíes han reaccionado masivamente en contra, las propias autoridades israelíes se han subido al carro de la instantánea. El propio portavoz del primer ministro, Ofir Gendelman, dijo que era “un gran mensaje de esperanza para la región”. Un intento de asentar aún más la posición de Israel en una región que le ha sido hostil durante décadas.
Probablemente la intención de las dos mujeres era muy diferente a lo que se ha terminado convirtiendo. Y es que cuando un gesto amistoso y de solidaridad termina siendo politizado poco se puede hacer. El radicalismo ha ganado de nuevo.

Entradas populares de este blog

SODA STEREO A 20 AÑOS DE AQUELLA NOCHE "GRACIAS ... TOTALES!"

EL HUNDIMIENTO DEL KURSK, LA OTRA HISTORIA DEL SUBMARINO RUSO